sábado, 20 de noviembre de 2010

Miko

El título de esta entrada quiere ser un homenaje a la principal protagonista de la quincena dedicada a la cultura japonesa en la Central. Y es que esta pequeña mujer nos ha dado muchas cosas durante los días que la hemos tenido cerca.


Ha compartido con nosotros su sabiduría, su arte, su alegría, su paciencia y ha enseñado a algunos afortunados a hacer muñecas de papel, hermosas kami-nyngyo sin rostro, tan expresivas, tan vivas, tan delicadas como la propia artista. Ha sido tanta la gente interesada, que se han realizado dos sesiones del taller de adultos y dos del de niños, en vez de una, como estaba previsto.

La exposición de su obra, en la sala polivalente, ha sido un continuo entrar y salir de usuarios y a nadie ha dejado indiferente. Ante nuestros ojos desfilaron los colores del arco iris, el movimiento del viento, la nieve o la celebraciones más tradicionales del Japón en forma de personajes que dejaron de ser papel entre las manos de Miko Misono.


 
Foto de Claudiano Cuevas Sánchez

Qué suerte haber podido contar con ella, qué bueno haberla conocido.